¿Recuerdas alguna vez en la que asististe a una presentación o conferencia que fue un “auténtico dolor”, tuviste que pellizcarte la pierna o tomar 1 litro de café para no caer en los “sueños de Morfeo”? O peor aún, eras TÚ quien hacía dicha presentación?!

Conectar con la audiencia significa saber involucrarles con la presentación y retener su atención, por lo que lo principal es ser capaces de captar su interés. Si no tienen ningún interés en lo que estás diciendo o en el tema, es muy complicado que consigas retenerles. Entonces,
¿Cómo nos podemos asegurar que captamos el interés de la audiencia?

Tómate tu tiempo y analiza cómo vas a transmitir tu mensaje, qué palabras usar a la hora de presentarlo o qué formato de comunicación vas a usar.

Piensa en buenos interlocutores/narradores y en cómo éstos consiguen “llegar” a su público y hacer que sus historias sea tan interesantes que mantengan a la audiencia “enganchada”.

En general, utilizamos 4 canales de comunicación para transmitir nuestro mensaje:

• Voz
• Lenguaje corporal
• Visual
• Palabras

Es a través de la integración y del constante “cambio” entre estos 4 canales, donde realmente podemos captar y mantener la atención de nuestro público y sobretodo su interés.
Te cuento cómo lo puedes hacer.

1. Voz

A través de la voz hay cuatro aspectos con los que “jugar” y practicar a la hora de presentar:

Volumen

La importancia del volumen a la hora de comunicar es vital. Por ejemplo, si estás en una habitación llena de gente y alguien comienza a gritar en voz alta, ¿llamaría tu atención? O si alguien hablara contigo y comenzara a susurrar, ¿prestarías más atención? Podemos usar nuestro volumen para enfatizar y para captar la atención de la audiencia.

Tono

Con el tono de voz podemos llegar a transmitir emociones, por eso es un importante aliado a la hora de comunicar. Si transmites emoción, pasión o tristeza a la hora de usar las palabras, captarás la atención de más público, mucho más que si hablases monótono. ¡Las mismas palabras usadas con tonos diversos pueden crear diferentes significados y estados de ánimo!

Velocidad

Similar al tono, podemos usar la velocidad de nuestro discurso para captar la atención. Para transmitir emoción a menudo hablamos más rápido y más fuerte; por otro lado si disminuyes la velocidad crearás énfasis en el mensaje.

Pausas

Elegir cuándo hacer pausas y cómo hacerlas puede hacer de nuestro mensaje un auténtico éxito. Éstas, por ejemplo, pueden crear suspense y anticipación de la información a seguir y, una vez más, atraer más aún la atención de nuestros oyentes.

2. El lenguaje corporal

Siempre trato de ser tan extrema como pueda con mi lenguaje corporal, y más aún a la hora de hacer una presentación.
A algunos nos es innatos comportarnos así, pero si no sientes que has nacido con este don, con un poco de práctica podrás llegar a ser “Reina de las posturas y los gestos”.

Cuanto más grandes sean tus gestos, más impacto y atención serás capaz de obtener, especialmente si tienes delante una gran audiencia.

Nuestro lenguaje corporal(comunicación no verbal) apoyará a nuestro lenguaje oral, y con un volumen apropiado, tono, velocidad, junto con gestos y movimientos atractivos, ¡cualquier presentación cobrará vida!

Hacer gestos amplios, tener un lenguaje corporal abierto, estar apoyados en un lado del cuerpo y sonreír, a menudo crean presencia y proyectan confianza y confort. Por lo general, cuando la audiencia ve que el presentador está relajado y cómodo, se vuelve más cómoda y esto crea un ambiente ideal para que la presentación sea atractiva.

3. Comunicación visual

Hacer una presentación disruptiva y atractiva, captando toda la atención y el interés de nuestro público con fotos, imágenes reales y colores vivos es mucho más atractivo, y es más probable que mantengas la atención de la audiencia que si sólo hay texto, más texto y más texto que casi no se puede leer de lo pequeño que queda…
Como dice el refrán, “una imagen vale más que 1000 palabras”, o en nuestro caso, una imagen puede contar la historia de 20 diapositivas de una presentación!

4. Palabras

Las palabras que decidas utilizar deben tener un propósito claro y transmitir el mensaje clave de la presentación, a parte de mencionar su relación intrínseca con lo que queremos comunicar.

Si usas las palabras correctas en el momento y contexto adecuado, no sólo serás capaz de ofrecer una gran presentación, sino también podrás ofrecer una presentación persuasiva e influyente!
Como cualquier forma de comunicación, para hacer esto, por supuesto, deberás conocer a la audiencia!

Por ejemplo:

¿Crees que tu audiencia tiene más interés por hechos, estadísticas o por historias pasadas (esto es más fácil de recordar para algunas personas)?

¿Crees que tu público pueda llegar a necesitar ejemplos de gente influyente con credibilidad y liderazgo o ejemplos con los que puedan relacionarse?

¿A tu audiencia le gustaría ser parte de la presentación y participar a través de preguntas, o es un público más estático y poco participativo?

Todos estos factores ayudan a que la presentación sea persuasiva e influyente. Sin embargo hay muchos más ejemplos. La próxima vez que te topes con un gran comunicador o presentador, toma notas de aquellos factores que he compartido en este post y cómo dicho comunicador hace uso de ellos (los 4 canales!) .

 

¿Hay alguna técnica o truco que usas, que realmente te ayuda a la hora de comunicar o hacer una presentación? ¡Compártelos con nosotros!

 

Photo by Freepik


Evan Lai

Tiene más de 10 años de experiencia trabajando en startups construyendo equipos en entornos multiculturales y muy dinámicos gracias a su pasión por conectar personas con proyectos de gran impacto. Ella ha creado además su propia empresa y ha trabajado en el departamento de RRHH de Apple en Greater China. Está certificada en PNL además de ser coach de nutrición y fitness.

Shares