Seleccionar página

Cuando llega Septiembre toca enfrentarse nuevamente a la rutina y asumir que los meses que quedan hasta finales de año se pueden contar en una sola mano. . Con esto, también llega la hora de pasar por el check-point: ¿Cómo vas con el cumplimiento de tus propósito para el año?
Si necesitas pensar más de 10 segundos para contestar no te preocupes: no estás sola. Entre el 80% y el 90% de las personas no cumple con los propósitos de principio de año así que es normal que no te acuerdes de ellos o que se hayan ido perdiendo por el camino..
Entonces, ¿Por qué es tan importante ponerse objetivos?

1. Si no tienes un objetivo no sabes adónde dirigirte.

Tener un objetivo en el trabajo, en el día a día, a la hora de tomar cualquier decisión es clave para saber adónde te diriges con las acciones que tomas. Si no tienes un “atractor” no estás definiendo tu dirección sino factores externos te llevarán a un paradero desconocido (que tal vez podría coincidir con dónde querías ir pero en ningún momento has dado a tu mente la opción de dirigirse voluntariamente hacía ello).

Cada día sin saberlo nos ponemos objetivos: cuando cogemos el coche por la mañana nuestro objetivo es acudir al lugar de trabajo; cuando llamamos para coger una cita y esperamos que alguien conteste tenemos un objetivo a conseguir con la llamada.
Pero ¿qué pasa cuándo se nos va el santo al cielo? Qué pasa si se nos olvida por qué hemos cogido el teléfono y estamos haciendo esta llamada (= el objetivo de coger una cita): nuestra mente ya no tiene un objetivo claro y entonces se nubla a la espera de que algún input externo vuelva a aclarar cuál es el siguiente paso a dar (= pasar nuestra disponibilidad horaria y pedir la cita)

Queda claro entonces que si no das a tu mente algo bien definido al que apuntar no serás capaz de tomar los pasos necesarios para dirigirte hacía ello. Darás pasos sí, pero sin una dirección definida sólo podrás contar con tener suerte para alcanzarlo.

2. No tienes nada contra el que medir si lo estás haciendo bien o mal.

Entender la importancia de tener metas pasa por entender que pasa si NO se tienen. Esto es lo que pasa: No tienes nada con que medir el progreso que llevas por lo que no sabes si los pasos que das aportan X, aportan 3X o nX. Y si aportan X pero no lo descubres porque no sabes cómo medirlo, no podrás tomar decisiones al respecto.

3. Tu mente estará alerta frente a input externos relacionados con tu objetivo.

Piensa por ejemplo que siempre te hubiera gustado estudiar en el extranjero pero nunca te lo has planteado como un objetivo realizable. Si un día un amigo comenta en una conversación en la que estás participando la historia de una conocida que es profesora en un país extranjero seguramente no se te ocurra que podría ser una buena oportunidad para conectar e intentar moverte al extranjero.
Sin embargo si decides que quieres ir a estudiar al extranjero tu mente estará alerta y te recordará en todo momento a través de los cinco sentidos si alguna situación, el olor de alguna comida típica del país al que te gustaría ir o cualquier otras sensación, cuál es tu meta y si hay alguna oportunidad que aprovechar (como por ejemplo la conversación mencionada) para dar un paso más hacía ella.

Por último pero no menos importante recuerda: Si tienes retos y objetivos que conseguir, sólo por tenerlos estás creando un compromiso contigo misma que te ayudará a mantener el foco en alcanzarlos.

Entonces ¿A qué esperas?

 

¿Cuál es tu siguiente objetivo?


Stefania Dalle Pezze

Stefania Dalle Pezze es fundadora de Mujeres en Business y trader de divisas con extensa experiencia en banca de inversión y con elevada capacidad para trabajar en entornos de trabajo muy exigentes. Su talento está en impulsar a los demás a alcanzar sus metas gracias a una gestión más eficiente de recursos, tiempos y procesos de decisión.